miércoles, 25 de mayo de 2016

Rosa Regàs: “A los corruptos se los deberían llevar a todos a Isla Perejil”





Rosa Regàs: “A los corruptos se los deberían llevar a todos a Isla Perejil”

La biografía de Rosa Regàs (Barcelona, 1933) es tan intensa como su producción literaria. Nacida en la república -régimen que la marcó hondamente, pese a que lo vivió de muy niña-, exiliada en Francia, internada en un colegio de monjas a su vuelta a España, estudiante voraz de filosofía -carrera que cursó con ya con cinco hijos-, editora de la mano del sello Seix Barral y posteriormente por su cuenta… y a los 57 años, en lugar de disminuir su actividad, dio comienzo a una carrera literaria de éxito, que ha sido reconocida con los premios Planeta y Nadal, entre otros. Ahora, Regàs vuelve con un nuevo libro de su serie autobiográfica. Con el título Amigos para siempre (Now Books, 2016), la escritora se adentra en su etapa universitaria.
De nuevo un libro de memorias.
Bueno, no es exactamente un libro de memorias. Un libro de memorias requiere más investigación, más exactitud. He ido dejando correr la memoria y si hay un nombre del que me olvido, pues me olvido, y si me repito pues me repito.
Es más emocional.
Sí, bueno, es un libro de recuerdos, más bien.
¿Es la memoria un lugar cómodo porque recordamos las cosas como queremos hacerlo?
Sí, pero piensa que también tiene su interés. Soy consciente de que las cosas que cuento ahora son muy distintas de cómo las viví, porque aquí ya hay una carga de juicio que no tenía en aquel momento, y una conexión entre las distintas situaciones.
Un bagaje con el que antes no contaba.
Claro, hay un cambio en mi propia personalidad, que me hace ver cosas que ni siquiera hubiera podido sospechar entonces.
Definía su niñez como una etapa amarga de tu vida.
Bueno, era amargura pero no totalmente. Hay una parte divertida, que es la de los antepasados, la de ver de dónde proceden. Algunos son muy conservadores, muy beatos, y en cambio los otros son todos artistas. De alguna manera esta diferencia explicaría muchas cosas de mi personalidad si me pusiera a pensar en ello. Lo expongo para que la gente vea de dónde salgo. No es lo mismo salir de una familia de un lord inglés que de un minero. La etapa universitaria la definiría como anterior al aprendizaje, de toma de conciencia.
Su vida sirve también para repasar parte de la historia de España.
Bueno, como soy hija de la República y he sufrido todas las consecuencias de la derrota franquista de mis padres, de mi familia, la historia de este país nunca me ha sido ajena. Me siento muy vinculada a la república española, a sus reivindicaciones. De alguna manera me sentía más republicana que franquista aunque tuviera 12años.
Pese a que era algo que no había racionalizado aún.
No, pero bueno, veía a las niñas de mi colegio, por ejemplo, que iban a favor de los alemanes en la II Guerra Mundial, y yo iba a favor de los aliados. Creo que era la única.
Fue estudiante universitaria con cinco hijos. ¿Qué aprendió en este sentido?
Me empecé a dar cuenta de que si trabajaba fuera no era que el trabajo de casa se compartiera con el marido, sino que yo tenía el doble. Bueno, el cuádruple, porque si no lo hacía bien no quedaba justificado que fuera a la universidad.
¿Cómo logró compaginarlo todo?
Cuando eres joven tienes fuerza y energía para todo. Si hubiera tenido 35 años habría sido más difícil, pero tenía 24. A esa edad que te echen lo que quieran.
El primer libro lo publica casi a los 60 años, algo que hoy puede ser sorprendente porque se vende la juventud como el bien más preciado.
También lo era entonces, y también en la época de Kant, que escribió su primer libro a los 58 años. Quiero decir que toda la vida ha habido gente que empezó muy tarde a escribir. Ha habido gente como Mozart que murió a los 35 años e hizo una obra que yo no haría ni en 500 años. Hay de todo. Lo que pasa es que hay otro nivel, que es el de los que nos quieren dominar para hacernos actuar de una manera determinada que revierta en beneficio propio. Estos tienen más tendencia a la juventud, no sólo porque crean que la juventud está más dispuesta a gastar y ellos lo que quieren es que gastemos, sino porque las personas mayores también gastarán mucho si tienen que vestirse como los jóvenes, ponerse cremitas… De lo que se trata es de que se crean que si se ponen tal crema tendrán diez años menos.
Implica negar la edad en la que está uno en lugar de vivirla tal y como es.
Pero en beneficio de ellos, de los que fabrican cremas.
Siempre ha hecho gala de conciencia política, sobre todo republicana.
Sí, me parece que es una forma de gobierno más racional que la monarquía. No entiendo por qué un señor, porque nace de un determinado padre, puede o no ser rey, sin haberlo merecido. En la edad media se creía que era por la gracia de Dios, ahora no entiendo muy bien lo que pasa. Me parece increíble que aún tengamos una monarquía. Los ingleses, bueno, es una cosa que ha durado siempre, nunca se les ha discutido, ¿pero nosotros? Ni nos va ni nos viene la monarquía.
En alguna ocasión ha alabado la educación republicana.
No hay más que ver lo que eran las escuelas públicas cuando llegó la república y lo que eran cuando se acabó. Hicieron un avance en las gentes que no sabían leer y escribir. Llevaron la cultura a todas partes a través de escuelas para mayores. Es impresionante el trabajo que lograron hacer en cinco años. Y movilizaron a la gente. Muchos se ponían al servicio de la república para trabajar. Soy muy partidaria de la II República pero claro, en un país donde hay tanto facha y tanto golpista, pues ganaron, porque además los golpistas eran los que tenían el poder y armas, con la iglesia a su favor, que es la primera multinacional de la historia. Y además tenían todo el ejército del Reich y de los italianos. La aviación que venía a bombardear Barcelona era italiana. Por tanto ganaron la guerra. No sé por qué duró tanto, porque podían haberla ganado en ocho días. Pero no, les gustó alargar la guerra para hacer sufrir a la gente, machacarla y luego dominarla más. De esta guerra tan absurdamente atroz que tuvimos me gusta recordar la frase de Kapuscinsky, que decía que un país que ha estado en dictadura necesita cien años para volver a la normalidad democrática.
Unas cuantas generaciones nacidas en libertad.
Por eso aquí la gente sigue votando a los corruptos, una cosa incomprensible. Sólo puede pasar en un país que ya no tiene memoria, porque no la ha practicado.
La república, además de un sistema de gobierno, ¿es un sistema de valores?
Sí, totalmente. Es una manera de gobernar racional en la que todo el mundo elige a la persona que representa al país. Además es la defensa de la honestidad, del progreso y de otras muchas cosas. Ahí me han decepcionado un poco Podemos e IU, que en su programa no han puesto la reivindicación o por lo menos la petición un referéndum para ver qué es lo que quiere la gente. Pero bueno, de momento me consuela ver en las manifestaciones, aquí no, pero en Madrid y el resto de España, que la gente que está contra el modelo actual lleva una bandera republicana.
En el espacio catalán se da el debate de la lengua. ¿Es un simple instrumento para comunicarse o es un hecho cultural que se debe defender?
Es un hecho cultural que se debe defender. Lo que seguro que no es es un hecho cultural a imponer. Siempre está bien defenderlo, y la literatura catalana. Teniendo como tienen en su mano una educación que la hacen en catalán, debería darles vergüenza lo poco que los niños educados en catalán conocen a sus propios escritores, de la época de la república y anteriores. No conocen nada, tienen ideas vagas sobre cuatro cosas. Está todo unido. La derecha no tiene sentido de la cultura. Estamos gobernados por la derecha siempre. Creo que la cultura hay que defenderla, la lengua hay que defenderla, pero jamás imponerla. Y sobre todo jamás exigir que se imponga. Las personas que escribimos en castellano somos de alguna manera marginadas. Nadie habla de personajes como Carlos Barral, Gil de Biedma. Ni siquiera con García Márquez, que ha vivido aquí en Barcelona, han tenido la decencia de poner una placa. Claro, como no escribe en catalán no existe.
Se hace, entonces, una instrumentalización política.
Totalmente política, creo yo. Totalmente política. No hay que imponer la lengua para ser reconocido oficialmente.
A nivel político, en cuanto al auge del independentismo, ¿es un movimiento regenerador o lo ve perjudicial?
No creo que haya tanto auge independentista. No, no lo creo. Ha habido un momento en el que ha salido la gente para protestar contra la situación actual y no tenían otra manera de hacerlo. Pero no creo que haya tanto independentismo. No sé, no lo veo. Y sobre todo lo que no hay es que la gente sepa para qué quiere la independencia. Lo único que saben decir es que porque Madrid nos roba. Y esto no es un argumento, esto es un resentimiento. Creo que si hay que ir a la independencia -que cada uno tiene derecho a pensar lo que quiera- lo que hay que hacer es tener un debate en profundidad, con el tiempo que haga falta, para que se sepa exactamente cuáles son los valores que se defienden. Pero a la independencia de la mano de los mismos que han estado hasta ahora ayudando al PP y a todos los partidos corruptos, no le veo la gracia. Los independentistas sí se la ven, porque el independentismo pasa por delante de la ideología, sea cual sea. Lo hemos visto por ejemplo con la CUP, que ha estado apoyando a Junts pel Sí, que son dos partidos tocados por la corrupción, uno porque tiene un fundador corrupto y otro porque ha apoyado a un partido corrupto durante tantos años. Eso cuesta mucho de entender.
¿Hay muchas contradicciones?
No, no muchas contradicciones, es que no saben lo que quieren ni por qué lo quieren. A mí, con todo el mundo al que he preguntado, nadie me lo ha explicado.
En el plano estatal, en alguna ocasión ha afirmado que estaba decepcionada con el PSOE.
Aparte de que me ha decepcionado, el PSOE para mí fue el partido que cometió uno de los más graves errores, que fue cuando Zapatero, que era un señor al que yo admiraba y al que he defendido mucho, con nocturnidad y alevosía, apoyado por el PP, sin consultar al pueblo y al Parlamento, cambió la Constitución española y puso que tenía más importancia la deuda pública que los derechos sociales. Esto no lo puedo aceptar. A partir de ese momento no les he votado. Bueno, si pidieran disculpas y reconocieran que ha sido un error, me lo pensaría, pero como no lo reconocen, todavía están contentos…
¿Qué piensa de la ilusión despertada por la confluencia de Podemos e IU? Me ha dicho antes que estaba un poco decepcionada por…
No, decepcionada no. No, no, no…
Por el tema de la república.
No, no, no, no, esto es una… no, no estoy decepcionada en absoluto, estoy totalmente a favor de Podemos y de todas las mareas y de todos los grupos que han intentado cargarse estos años de rodillo de la mayoría absoluta. Estoy a favor de ellos. La gente dice que acabarán actuando como los demás. Bueno, pues cuando eso pase dejaré de votarlos, ya está. Pero de momento los voto. Claro que sí. Me parece que es aire fresco en este país, que estamos ya hartos de los partidos de siempre.
También el multipartidismo se está criticando mucho.
Pero porque les perjudica a ellos, los que tienen el poder.
No ha habido capacidad de pactos. Quizá tenemos que aprender…
No, no tenemos que aprender nada. Todos dicen ‘la gente nos ha pedido…’. La gente no os ha pedido nada, la gente ha votado a los suyos. Todo el día están interpretando lo que quiera la gente. ‘Está clarísimo que la gente nos ha pedido que nos pongamos de acuerdo’. Yo no conozco a nadie que haya pedido eso. Si acaso la gente estaba harta de oírles hablar todo el día y de criticarse los unos a los otros ferozmente, pero nada más.
¿Qué referentes intelectuales tenemos hoy en día? ¿Viven en una burbuja con respecto a los problemas sociales?
Como siempre, hay intelectuales que viven en su burbuja y otros que son comprometidos. Como en cualquier época. Y los referentes cada cual se los busca. Tengo referentes que a lo mejor usted no tendría, y los suyos no los tendría el otro. Depende de las lecturas de cada cual, de lo que cada cual quiere hacer con su vida. A veces hay un tipo que logra ser el referente de mucha gente, pero en este momento, bueno, alguno tenemos, pero pocos.
¿Qué problema político le parece más importante solucionar?
El descrédito de la clase política, por ejemplo, que es duro. Yo siempre digo que a los corruptos se los deberían llevar a todos a Isla Perejil. Que se queden allí y que se pase un helicóptero cada semana y les mande cosas. Es que no puede ser que estén saliendo tantos y tantos corruptos, la mayoría del PP. De los otros también hay, pero con el PP da la sensación de que es el sistema el que está corrupto. Esto es muy grave, por lo que supone de ejemplo para la gente. Quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón. Se está extendiendo la permisividad con respecto a la corrupción y esto me parece muy grave. Pero también muchas otras cosas, como que los bancos puedan hacer lo que les de la gana, y echar a la gente, y cobrarte, y estafarte, y estafarte, y estafarte. Es grave también que se hagan recortes en la sanidad, en la educación, que no tengamos un proyecto educativo un poco más decente. Podríamos estar hablando horas de esto. Hace falta borrón y cuenta nueva.
¿Se plantea seguir escribiendo nuevas obras?
Sí, me quedan muchas. Muchas cosas por escribir y por hacer, muchísimas. Siempre tengo proyectos en mente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario