miércoles, 21 de diciembre de 2016

El ‘Apocalipsis’ de los Modlin


Una de las pinturas surrealistas de Margaret Modlin.
Margaret Modlin fue una artista estadounidense que vivió en la calle Pez durante casi tres décadas, junto con su marido Elmer y su hijo Nelson, y que, tras su muerte en 1998, cayó en el olvido junto a sus alucinadas pinturas surrealistas. Unas vidas singulares pero perdidas en el océano del tiempo hasta que el fotógrafo Paco Gómez encontró por azar algunas de sus extrañas fotos tiradas en la calle y reconstruyó, tirando del hilo, su fascinante historia en el exitoso libro Los Modlin (Fracaso Books, 2013). A partir de la difusión de este texto las peripecias de los Modlin fueron conocidas y celebradas por el gran público, pero su obra permanecía aún apilada en una casa de campo, lejos de los ojos de sus flamantes seguidores. [Margaret era pintora; Elmer, actor de reparto en Hollywood, y su hijo Nelson, modelo, actor y locutor de radio. Obsesionados con la fama, murieron con el sueño incumplido de que Margaret fuera reconocida como “la mejor pintora del Apocalipsis de todos los tiempos”]. Ahora los cuadros de Margaret se exponen, hasta el 25 de octubre, en la también flamante galería Malvin (Colmenares, 7).
"Quería que la obra de Margaret, además de por la historia que la rodea, fuera tenida en cuenta desde un punto de vista artístico", dice Virginia Bauzá, propietaria de la galería, que abre sus puertas con esta exposición y quiere dedicarse a artistas no suficientemente reconocidos de las vanguardias históricas y también a creadores vivos, de larga trayectoria, que no han logrado el posicionamiento que se merecen. Para poner en perspectiva la obra de Modlin, le han encargado una crítica a Carlos García-Osuna, editor de la revista Tendencias del mercado del arte. "En ella se relaciona la obra de Margaret con la de surrealistas como Dalí o De Chirico, aunque con unas características muy particulares", comenta Bauzá. Una de estas particularidades es que toda la obra gira de forma obsesiva en torno al Apocalipsis de San Juan y que sus modelos para personajes son los miembros de su propia familia. Mañana se ofrece en la galería una copa de apertura a las 13.00 y el próximo jueves por la tarde una visita guiada por Paco Gómez, que comentará anécdotas referentes a cada pintura.
"Ver los cuadros expuestos me ha impactado mucho, acostumbrado como estaba a manejar malas reproducciones", relata el fotógrafo, "así se aprecian mejor los tonos que utilizaba y su gran técnica pictórica". Observar los lienzos en vivo y en directo, pues, ofrece una nueva dimensión a los que han conocido la obra a través del libro, los artículos o documentales como Una historia para los Modlin, de Sergio Oksman, que ganó el premio Goya a mejor corto documental en 2012.
El sueño de Margaret era que su obra se expusiera completa en un museo, junto con la escultura que representa al matrimonio. "Pero como esto no es posible, es preferible que la obra se exponga y se disperse en diferentes compradores a que permanezca pudriéndose en un almacén", explica Gómez. Los propietarios de la obra son sus herederos, la familia que reside en Estados Unidos.
Los cuadros de Modlin han sido expuesto en pocas ocasiones: algunas fueron en 1972, en la Galería De Luis, en 1978, en el Círculo de Bellas Artes, o en 2007, en la Ava Gallery. Ahora se exponen 30 piezas cuyos precios oscilan entre los 2000 y los 120.000 euros. ¿Se ha revalorizado la obra gracias al revuelo generado en torno a esta familia? "Cuando la exposición del Círculo Margaret le dijo un comprador que uno de sus cuadros tenía un precio de un millón de dólares, porque no los quería vender", relata Bauzá, "si tomamos esa referencia, la única que tenemos, en realidad han bajado de precio". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario