sábado, 11 de abril de 2015

El mundo llora la perdida de la guerrillera y cantante Viyan Peyman




La muerte de Viyan Peyman ha conmocionado a muchas personas de muchas nacionalidades, las que conocen el pueblo kurdo y se solidarizan con su legítima causa. Lo hemos comprobado en las redes sociales,  como muchas personas compartieron la noticia del falleciemiento de Viyan en el campo de batalla en un pueblo llamado Miço en Serêkaniye, del cantón de Yazira.
Su nombre real es Gulîstan Talî Cinganlo, Gulîstan significa jardín. Todos los guerrilleros del PKK, YPG y YPJ tienen nombres reales y guerrilleros,
 Gulîstan había elegido el nombre de Viyan Peyman, como un nombre guerrillero. Viyan Peyman, en castellano significa voluntad y compromiso.
Según los vídeos que se ven en Youtube, al parecer Viyan lleva muchos años luchando por la libertad de su pueblo. la guerrillera cantante nació y vivió en la ciudad de Mako en el Kurdistán iraní o en el este del Kurdistán, como prefieren llamar los nacionalistas kurdos a esta parte del Kurdistán.
Como la mayoría de los guerrilleros del PKK, Viyan habría ingresado en las filas de la guerrilla kurda en una edad temprana, atraída por la ideología del PKK y el carisma de su líder Abdullah Ocalan o para escapar de la cruda realidad en la que viven la mayoría de las mujeres en todo Oriente Próximo.
La noticia del fallecimiento de Viyan Peyman ha tenido eco en muchos blogs y páginas web en muchos idiomas, como por ejemplo en españolcatalán e italiano.
Los kurdos han perdido una maravillosa cantante, que cantaba el género más difícil de interpretar en la música kurda, gracias a este tipo de cante los kurdos pudieron preservar su identidad cultural y nacional. Muchas epopeyas de amor y hazañas han sido traspasadas de generación a a generación, a través de este género musical, gracias a los/las dengbêj (trovadores profesionales).
Los kurdos siempre expresan su rabia por la dolorosa muerte de una persona prominente y querida diciendo: Felek Xayîn ees decir el universo nos ha traicionado, también se podría traducir como: el destino nos ha traicionado. Pues así fue, el destino nos ha arrebatado esta gran mujer artista y luchadora por la libertad.
Se apaga la voz de Viyan para seimpre, pero nunca se apagará la luminosidad de su rostro en la memoria del pueblo kurdo, y sus canciones sonarán para mucho tiempo en muchas ciudades y aldeas del Kurdistán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario