lunes, 13 de abril de 2015

"El papel en el arte de la mujer en el siglo XXI es peor que en el XIX"




Nunca se describió como feminista, pero el feminismo la reclamó como algo suyo y junto al expresionismo abstracto hizo eclosionar su reconocimiento. El éxito tardío del trabajo la artista francesa Louise Bourgeois es la crónica de toda mujer dedicada a cualquier disciplina: contribuyen activamente junto a figuras masculinas pero son olvidadas por la Historia. A este planteamiento llega la experta en arte de los siglos XX y XXI y feminismo Griselda Pollock, que ofrece hoy a las 19:00 una conferencia en el Auditorio del Museo Picasso de Málaga como antesala a la retrospectiva dedicada a la figura de la creadora francesa. 

"Aunque las mujeres hacen una gran contribución a la historia del arte, no son vistas como fundadoras de los pilares, sino que quienes son recordados son los hombres por el sistema de valores existente. De hecho, paradójicamente, en el siglo XX e incluso en el XXI la situación de las mujeres se vuelve peor que en los siglos XVIII o XIX: se dedican museos a figuras masculinas pero no hay ninguno de gran escala que tenga como base a una mujer", apostilló ayer Pollock en un encuentro con los medios. 

El éxito llegó para Louise Bourgeois tras la retrospectiva organizada en el Museo de Arte Moderno (Moma) de Nueva York en 1982. La artista francesa cumplía los 71 años cuando su trabajo pasó de ser admirado a aclamado por la crítica. Cinco años después de su muerte, el Museo Picasso de Málaga organiza la mayor retrospectiva de la creadora realizada en España, que abrirá el 10 de junio. De nuevo, Pollock reflexiona sobre este tránsito de las artistas femeninas que pasan de ser ignoradas a convertirse en estrellas. "¿Se podría imaginar que la crítica esperase a que Jackson Pollock superara los 70 años para dedicarle una gran exposición? ¿Por qué tiene una mujer que ser anciana para ser reconocida?", se preguntó esta profesora aludiendo a patrones marcados por el género masculino para mantener imperante una jerarquía.

Pollock ha contribuido a una renovación de la disciplina del arte por medio del feminismo, según explicó la profesora titular de arte contemporáneo en la Universidad de Málaga (UMA) Maite Méndez, quien dirige el grupo de investigación -dependiente del Ministerio de Economía- que cofinanciada la ponencia de Pollock. Sus investigaciones indagan "en las causas de la escasa presencia de las contribuciones artísticas de las mujeres en los museos así como las complejas relaciones entre la feminidad, la modernidad, el psicoanálisis y la representación". 

En este sentido, Pollock agrega que el papel relegado de la mujer radica en una lucha entre unstatus quo tradicional interiorizado -en el que la mujer se plantea como objeto y no sujeto- y el género. "No nos podremos deshacer de las diferencias entre el hombre y la mujer, por eso tenemos que aprender a ser seres humanos sin tener una jerarquía entre ambos. Se trata de un largo proceso en el que se ha de investigar conjuntamente desde todos los ámbitos", expuso, agregando que gracias a esas diferencias "las mujeres hacen arte". 

Para ello, según Pollock, es vital el trabajo de los museos al plantear exposiciones como la dedicada a Bourgeois, de forma que se muestre la historia y experiencias del género femenino. No obstante, criticó la simbología que transmiten: "En las pinacotecas sólo encontramos obras de artistas masculinos, por lo que se marcan una idea y valores condicionados", sentenció.

No hay comentarios:

Publicar un comentario