domingo, 20 de marzo de 2016

Auto de fe a la bruja Maestre



MADRID// La Inquisición tenía un especial odio a las mujeres. Muestra extrema de la inquina de la religión católica hacia el género femenino. Las consideraba impuras, y cualquier excusa valía para someterlas a autos de fe en los tribunales inquisitoriales acusándolas de brujas o herejes. Uno de los castigos habituales a los que los verdugos de los sacros tribunales sometían a las mujeres condenadas por faltar a los dogmas de la fe era el desgarro de los senos.
La creatividad en la crueldad contras las mujeres hacía que incluso hubiera instrumentos de tortura para actuar contra los pechos de las consideradas brujas. Uno de los más terribles se llamaba arañas españolas o arañas de la bruja. Desde el siglo XVI hasta el XIX los verdugos usaron esta herramienta. Constaba de una garra de hierro de cuatro puntas que, tanto fría como caliente, servía para alzar por los senos a la “bruja” hasta desgarrarle los pechos.
Rita Maestre va a tener suerte, los tribunales que hoy en 2016 juzgan a las mujeres por enseñar las tetas en una capilla y ofender los dogmas católicos no emplean tales instrumentos. En pleno siglo XXI, sólo se enfrenta a un año de cárcel por perturbar los sentimientos católicos (aunque en la ley ponga religiosos). La fiscal, el heredero de Blas Piñar -líder del partido de extrema derecha Alternativa Española- y la asociación ultrareligiosa Tomás Moro fueron este jueves los miembros del tribunal del “Santo Oficio” redivivo que cuestionó que un grupo de mujeres eligiera libremente mostrar su oposición a que hubiera una capilla en una universidad pública usando la desnudez de su cuerpo, porque es suyo.
La disculpa de Maestre al arzobispo de Madrid por sus “actos de juventud”, como los calificó el prelado, fomenta que el discurso opresor de la Iglesia se perpetúe. Para ellos es una victoria: Ha sido mala. Perdónala, padre, porque no sabe lo que hace. Como portavoz de un proyecto colectivo, ese acto de expiación no le afecta sólo a ella y perpetúa un pensamiento hegemónico que considera que protestar en tetas está mal, que protestar de la manera que ella consideró hace cinco años es pecado. Todo eso es cierto. Pero no hay que perder de vista que Rita Maestre es una mujer que está sometida a infinidad de prejuicios y cargas, y que es oprimida por una sociedad patriarcal que hace que cualquier decisión que tome sea más difícil.
Yo sólo soy un hombre que no puede conocer en propia piel lo que ella sufre y soporta por su condición de mujer. Incluso la inquisición, que tenía instrumentos específicos para desgarrar los impúdicos senos de la mujer, tenía como tabú perpetrar torturas contra los genitales masculinos. Hasta el Santo Oficio aceptaba de forma tácita la inmunidad de la virilidad masculina. Así que mejor no contribuir a la quema de la bruja Maestre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario